Nuestro amigo, el embrague

17.05.2018 12:30

"Se debe partir de una premisa: los pedales sólo se pisan cuando se necesita pisarlos, siempre por necesidad, jamás por 'vicio'.

Si necesita acelerar, acelere; si debe frenar, frene; si quiere cambiar de marcha, desembrague; pero no pise los pedales porque sí.

Con una caja de velocidades de 5 marchas, la buena utilización del embrague consigue dos beneficios: el primero, en cuanto a la seguridad activa, ya que las posibilidades de tener un accidente son menores; y el segundo, para nuestra economía, ya que la mecánica se desgastará menos y , además tendrá pocas averías. Su mal uso aumenta el desgaste del embrague, una pieza que no es precisamente barata.

El pedal de embrague hay que pisarlo solamente para cambiar de marcha; se pisa a fondo para luego soltar de forma progresiva.

Pisar el pedal de embrague sin querer cambiar de marcha elimina toda la parte correspodiente del efecto 'freno motor'. En determinadas situaciones, a determinadas velocidades, eso porovoca algún que otro problema de pérdida de control del vehículo."

Autor: jmmenendez@dgt.es

Extracto de la REVISTA "Tráfico y Seguridad Vial" de la DGT.